La tienda Lafuente de la calle Ayala 3 -muy cerca del metro de Serrano-, además de tener una gran oferta de destilados, suele organizar catas de producto en su sala Macallan. Ayer acudimos a una sesión organizada por Maxxium en la que tuvimos la suerte de probar y comparar 3 whiskies Suntory de la mano de Paco Tabares: Yamazaki (single malt), Hakushu (single malt) e Hibiki (blended).

El whisky japonés se ha puesto de moda y, aunque en volumen es el país que menos vende, los premios que han recibido y el cuidado que ponen los japoneses en todo lo que hacen ha puesto sus marcas en boca de los profesionales y aficionados al buen whisky.

¿Single malt o blended whisky?

El single malt es un destilado de cebada malteada de más de 40º que combina whiskies que han envejecido y madurado en barricas de la misma destilería, mientras que los blended whiskies mezclan whisky de grano y de malta de diferentes destilerías.

¿Son tan diferentes los whiskies japoneses?

Aunque los whiskies japoneses se producen a la manera escocesa, hay una serie de factores que hacen que sean tan especiales:

  • El clima en Japón consta de 24 estaciones y no de 4, esto hace que el proceso de envejecimiento sea diferente.
  • El tipo de agua, por ejemplo la de Hakushu, es una de las aguas más blandas (baja concentración de sales y minerales) y puras que existen.
  • El añejado se hace en barricas de Mizunara, un tipo de roble japonés que se utiliza para el licor de umeshu.

Yamazaki

En 1923 apareció la primera destilería de whisky en Japón, gracias a que Shinjiro conoció a Masataka Taketsuru que venía de Escocia, donde había estudiado química. En la actualidad Suntory se comercializa en 5 países de Europa y tenemos la suerte de ser uno de ellos.

Yamazaki es una combinación de whiskies que tienen entre 8 y 14 años, de los tres se podría decir que es el que más se parece a un whisky clásico.

Hakushu

Como vemos en la etiqueta su historia empieza en 1973. Gracias al agua que se emplea tiene un gusto especial, pero no se trata con turba posteriormente. En Japón suelen tomarlo como aperitivo y muchas veces lo preparan con menta y hielo, de forma similar a un mint julep.

En la cata vimos que el color de los tres es muy similar, tal vez el Hakushu sea un poco más claro y entra muy fácil, es una perdición.

Hibiki

El más reciente de los tres, Hibiki, comienza su andadura en 1989. Combina hasta 30 whiskies japoneses, entre ellos Yamazaki, Hakushu y Chita. Es el que tiene un toque más dulce y la personalidad en boca hace que sea nuestro predilecto.

La imagen de esta botella es una obra de arte, antes era de 50 cl. y recordaba a un perfume. El papel japonés de su etiqueta y las 24 facetas de la que está formada la botella, que simbolizan las 24 estaciones de Japón, nos transmite la elegancia de este producto.

¿Os acordáis de aquella escena surrealista de Bill Murray en “Lost in translation”? Hibiki es uno de los protagonistas, os dejo el enlace 😉

Paco Tabares en la sala Macallan de Lafuente

Esperamos que pronto Paco Tabares y Lafuente nos den la oportunidad de probar otros productos y aprender con ellos en un rincón tan especial de Madrid.


Fotos: josemarmol.es ©
Imágenes sujetas a copyright, no pueden usarse sin permiso expreso del autor.