DYC quiere celebrar junto a los abulenses sus fiestas locales presentando por primera vez una botella dedicada a Ávila, en la que plasma algunos de los elementos más emblemáticos de la ciudad. Con esta edición especial, el primer whisky español rinde homenaje a esta histórica ciudad de Castilla y León, región en la que está ubicada la destilería de DYC, concretamente en Palazuelos de Eresma (Segovia).

 

Los elementos más representativos de la ciudad castellana actúan como protagonistas de la botella en un recorrido por los emblemas de la urbe: su muralla, el mirador de los Cuatro Postes, el campanario de la Puerta del Carmen, la catedral del Salvador de Ávila y las siluetas de los típicos gigantones que amenizan los festejos de la ciudad año tras año. Los colores de la botella representan el tono de la piedra medieval castellana, que contrasta con el color azul insignia de DYC 8 para completar el estampado de esta edición especial. El diseño se cierra con el lema ‘Somos abulenses’ situado en la trasera de la botella, con el que DYC ha querido transmitir el orgullo de formar parte de un enclave histórico que es Patrimonio de la Humanidad.

 

Su blended DYC 8 ha obtenido la distinción ‘Sabor del Año 2017’, la única certificación de calidad en el sector alimentación validada por consumidores. Se trata de una mezcla de whiskies de malta y grano, algunos procedentes de Escocia, con un envejecimiento mínimo de 8 años. El whisky de grano se destila también en Segovia a partir de maíz de la zona. Un dato curioso y que conoce poca gente es que DYC germina el 100% de la cebada que usa en la fermentación y destilación de sus productos, algo tremendamente raro en el mundo de los whiskies a nivel mundial. Os recomiendo la visita a la destilería, una verdadera escuela sobre producción de whisky a solo una hora de Madrid.

 

Celebremos lo que somos

DYC Nueva Campaña Comunicación 2

Esta acción se engloba dentro de la nueva campaña de la marca firmada por Germán Silva del estudio Pink Lab y el fotógrafo Eugenio Recuenco, que eleva las imágenes a la categoría de lienzo artístico con su reconocida técnica de claroscuros. Según la compañía, “DYC expresa el orgullo que siente hacia sus consumidores convirtiéndolos en protagonistas absolutos de su nueva campaña. Con un espectacular tratamiento artístico, el primer whisky español ha retratado a sus consumidores como auténticas obras de arte para celebrar que lo de siempre es extraordinario“.

 

Foto cedidas por la marca.