Después del Puente de Diciembre empieza la cuenta atrás para comprar todos los regalos -familia, amigos invisibles, amigos visibles, clientes- y nunca ha sido buena idea dejarlo para el final ni tener que meterse en calles comerciales un sábado para ser aplastado por la horda consumista. Lo mejor es hacerlo con tiempo o hacerlo online. Con tiempo y online es la jugada perfecta.

En años anteriores, os propuse varias ideas de regalo, así que si no las habéis visto o necesitáis más sugerencias, os animo a clicar en estos dos enlaces. Este año me voy a centrar en destilados y packs regalo que son siempre una buena opción (incluso como autorregalo). ¡Felices compras!

1. Orujo y licores de Justina de Liébana

justina orujo liébana

*Para amantes de lo tradicional, las sobremesas y las historias familiares

La abuela Justina tenía una alquitara de cobre en casa para hacer orujo, como tantas otras mujeres de los valles de Cantabria. La diferencia es que su hija Carmen decidió seguir la tradición familiar y recorrió Europa con una amiga en los 80 para aprender a montar una destilería moderna y eficaz pero respetando el pasado. Su nieta Isabel es ahora responsable de la empresa y ha puesto en marcha una línea de productos que ha sido premiado por su diseño; cada botella lleva una frase de su abuela Justina que ya te hace sonreír antes de abrirla.

En su tienda online, puedes comprar por unidades o por packs sus orujos pero también sus licores de miel, arándanos, limón, frambuesa, té o café. Dicen que las mujeres de los pueblos preparaban y bebían licor de Té del Puerto -una planta que crece en los montes de Áliva a más de 800 metros- para combatir los dolores menstruales. También se puede comprar una bolsa de tela muy original para llevar tu orujo de excursión y a casa de los amigos. Además de regalar un productazo que viene genial para alargar las sobremesas navideñas sin postureos, estás contribuyendo a un negocio local y rural hecho con mucho cariño. No es un mal plan.  Como dicen ellos: “El orujo es como un paracaídas. No sirve si no se abre”.

2. Italicus Rosolio di Bergamotto

*Para aquellos que les gusta viajar con el paladar y van de sibaritas

El Rosolio es un licor tradicional italiano que se prepara macerando botánicos en alcohol y añadiendo a esa infusión agua y azúcar; es un concepto similar al vermut pero prescinde de la base vínica y la sustituye por aguardiente. El año pasado Giuseppe Gallo decidió poner en el mercado el primer Rosolio moderno con bergamota de Calabria y cedro de Sicilia. Todos sus ingredientes son italianos y se endulza con azúcar de caña en lugar de refinado. La botella se inspira en la columna clásica romana y sin duda va a dar un toque de elegancia y distinción a tu mueble bar.

Este último año Italicus ha ganado un montón de premios al mejor producto en ferias profesionales -FIBAR entre ellas- y con razón. Se puede tomar con hielo como aperitivo pero lo mejor es dejarnos llevar por su magnífico aroma mientras imaginamos que estamos en una de esas películas americanas donde una divorciada huye a la campiña italiana y vive por fin la vida.

3. The Last Great Malts by Dewar’s

craigellachie 31

*Para gente con chimenea y bebedores de whisky escocés.

Hace unos años, John Dewar & Sons decidió sacar al mercado cinco de los maltas que componen su mezcla para aquellos que querían probar nuevos single malts muy distintos entre sí. Cualquiera de los cinco -Aberfeldy, Aultmore, Craigellachie, Deveron y Royal Brackla- van a hacer las delicias del buen bebedor de scotch aunque para guiaros, mejor mirad aquí las diferencias entre uno y otro y así elegiréis mejor. Menos Deveron, que no se vende en España (aunque sí en tiendas online), el resto puede encontrarse en licorerías sin problema. Mi favorito fue el Aultmore pero si queréis sorprender al que va de que sabe mucho de whisky, le romperéis los esquemas con un Craigellachie.

Por otro lado, la edición especial de Johnnie Walker que sale en la película Blade Runner era sin duda un regalazo para cinéfilos y fetichistas (¡y rondaba solo los 80 euros!), pero se ha agotado y ya solo se encuentra en reventa. Aquí lo venden a 150 euros, por ejemplo.

4. La Guilde du Cognac

La Guilde du Cognac

*Para militantes del terroir y gente que no sigue las modas.

La Guide du Cognac es una colección de coñacs con una perspectiva rompedora: no producen el líquido, sino que recorren la zona de Cognac para elegir los más representativos de cada cru y comprárselos directamente al productor. Jean-Sébastien Robicquet ha adoptado la perspectiva de “single village” ya común en el mezcal (materia prima y destilación local, haciendo énfasis en el terroir y el equipo humano) y lo ha trasladado a un producto en el que las grandes casas copan el mercado, sobre todo fuera de Francia.

Así pues, la Guilde du Cognac la forman cuatro expresiones según el cru o zona de producción (Grande Champagne de Saint-Preuil, Petite Champagne de Saint Germain de Vibrac, Borderies de Cherves Richemont y Fins Bois de Lorignac) y el precio va en consonancia con el prestigio de la zona y no por los años de envejecimiento como es habitual. Compararlos es toda una masterclass de coñac, ya que los productos se han elegido por su tipicidad y representatividad.

El Fins Bois es muy fácil y ligero, con notas frutales de pera y uva, perfecto para introducirte en el mundo del coñac; Borderies es floral, con notas de violeta y una boca especiada y melosa; Petite Champagne es más parecido a nuestros brandies con notas pasificadas y a manzana asada y, el Grande Champagne prometía mucho por su complejidad pero creo que le faltaba un poco más de barrica para estar al 100%. Los precios van de 60 a 120€.

5. Whiskey americano de Michter’s Distillery

*Para fans de la América profunda y la testoterona cowboy.

En pleno auge del whiskey americano, del que ya hablé aquí, no es mala idea regalar alguno de los pocos pero grandes productos que están llegando a España. Aunque el Moonshine Ole Smoky de Harley Davidson le flipa a todo el mundo (sobre todo por el tarro hipster que lo contiene, porque el líquido es discutible), yo prefiero recomendar cualquiera de la marca Michter’s. Son muy buenos productos y tienen para todos los gustos: Kentucky Straight Rye, Kentucky Straight Bourbon, American Whiskey y Sour Mash. La diferencia entre los tres primeros es la mezcla de cereales (la proporción de centeno, maíz y cebada de cada mash bill), mientras que el Sour Mash se caracteriza por usar parte del producto fermentado para arrancar la fermentación del siguiente lote como si fuera masa madre o pie de cuba. Mi favorito de los cuatro, el American Whiskey; el más original, el Sour Mash.

6. Nouaison Gin de G’Vine

Nouaison-Gin

*Para bebedores de gin-tonic que buscan novedades.

La conocida gin G’Vine se vendía hasta ahora en dos expresiones, Floraison y Nouaison. La primera -la de la botella verde que todos conocemos- copaba las ventas en detrimento de la segunda, así que este año la compañía decidió reinventar Nouaison. Además del drástico cambio de botella, han reformulado la receta haciéndola más aromática y próxima a un perfume. La base continúa siendo destilado de uva pero los 14 botánicos incluyen ahora madera de sándalo, bergamota, pimienta de Java y vetiveria, planta familia de la citronela.

7. DYC 12 años: Colección Maestros Destiladores

DYC 12 años

*Para gente sin prejuicios dispuesta a probar cosas nuevas.

Cada vez que sale la palabra DYC se levantan varias cejas prejuiciosas, pero la verdad es que la marca creada por Nicómedes García (nuestro Masataka Taketsuru, pero eso es otra historia) está creando whiskies muy notables para su precio que están pasando desapercibidos. Su destilería, una de las pocas del mundo en la que se maltea la cebada que se usa en la producción de whisky en vez de comprarla fuera, forma parte de Beam Suntory, lo que implica entre otras cosas que en sus mezclas utilicen whisky Laphroaig.

Este whisky 12 años es el primero de esta nueva colección, con un acabado en barricas de Jerez que tanto gusta dentro y fuera de España. Tanto gusta que ha ganado el premio SIP Award 2017. Está a la venta por unos 24 euros, es lo que tiene traerlo de Segovia. Ojo al single malt de 10 años que vendían en exclusiva en Mercadona por 14 euros porque merecía una visita a Mordor.

La lista continúa con cinco packs muy recomendables aquí.

Fotos cedidas por las marcas.
Foto Justina: josemarmol.es