Hace dos años, Robert Schinkel ganó la primera edición del concurso Glassology by Libbey con el diseño de una ponchera en forma de tulipán. “La mejor experiencia degustando una bebida no es la que tomas solo, sino la que compartes con tus amigos y familia”, declaró en la final. Este verano la Tulip Bowl se ha presentado en Estados Unidos y por ello, Libbey ha creado una serie de recetas de ponches con muy buena pinta. No hay nada mejor para un encuentro con amigos que tener un ponche preparado y no tener que preocuparte de nada.

El ponche

El ponche es una bebida que nace en el siglo XVII, en la época en que los marineros ingleses viajaban a Oriente en busca de especias y productos con los que comerciar. La palabra ponche viene el sánscrito “panchi” que significa “cinco”, por los cinco ingredientes que no pueden faltar: destilado o licor (strong); agua, té o zumo (weak); cítricos (sour); azúcar o miel (sweet) y especias (spicy). En la Inglaterra de la época el ponche se puso de moda y se tomaba en todos los encuentros sociales.

El Punch Bowl de Libbey

punch bowl libbey

El siglo XVII también fue la época dorada en los Países Bajos. El comercio enriqueció el país y lo abrió al mundo. En aquella época, uno de los productos más caros que se podían comprar eran los tulipanes. En 1637 se llegó a pagar 6000 florines (lo que constaba una mansión junto a los canales de Ámsterdam) por un Semper Augustus. En ese lujo se inspiró Schinkel para crear el diseño de la ponchera que le hizo ganar el concurso y que ahora comercializa Libbey. Tiene una capacidad de 400 cl y los vasos que la acompañan, de 25 cl.

Aquí tenéis algunas recetas de ponches propuestos por Schinkel y Libbey que pueden amenizar los encuentros de amigos veraniegos, los aperitivos o las tardes de piscina. Las cantidades se pueden ajustar según la cantidad de gente que vayáis a ser, pero siempre guardad la proporción. Las marcas mencionadas pueden sustituirse por otras que tengáis y sean similares en perfil de sabor.

Afternoon Punch

afternoon punch libbey

Este ponche es bajo en alcohol y muy refrescante, con lo que está muy bien para servirlo como bebida de bienvenida o para un encuentro entre amigos por la tarde.

500 ml de té Earl Grey
300 ml de Belsazar Rosé (un vermut rosado)
1600 ml de tónica
12 golpes de bitter de naranja
1 pomelo
1 limón
Hojas de menta

Introducir los primeros cuatro ingredientes en la ponchera, preferiblemente fríos, junto a dos kilos de cubitos de hielo. Meter en la ponchera el pomelo en gajos, el limón en rodajas y la menta.

Professor’s Punch

400 ml de Sipsmith Gin
600 ml de vermouth del Professore Blanco
600 ml de té de Ceilán
400 ml de prosecco
16 golpes de Elmegirab’s Orinoco Bitters (de cardamomo, cassia, manzanilla…)
1 racimo de uvas verdes
2 pomelos
3 ramas de canela

Meter 300 ml de prosecco y uvas hasta llenar un sifón, dejarlo cargado durante dos horas en la nevera. Después de ese tiempo, echar la soda en la ponchera junto con los cinco ingredientes líquidos restantes. Añadir las pieles de los pomelos, la canela y 2 kilos de cubitos de hielo.

The Honeyflower

1200 ml de té de manzanilla frío (1,5 litros de agua con 16 gramos de manzamilla, 10 minutos de infusión)
300 ml de zumo de manzana
300 ml de zumo de pera
200 ml de miel de lavanda
100 ml de sirope de azúcar
150 ml de zumo de lima
1 manzana roja
1 pera

Meter todos los ingredientes líquidos en la ponchera y remover muy bien para disolver la miel. añadir 2 kilos de hielo y la fruta cortada en rodajas.

 

 

Fotos cedidas por la marca.