Ahora que la coctelería se va popularizando, aunque para mucha gente siga significando “mojito-daiquiri-caipiriña”, algunas compañías de bebidas alcohólicas se están volcando en dar a conocer los “perfect serve” de sus marcas. Me parece una manera excelente de poner en valor las diferencias de sabor que tiene cada marca y enseñar a beber al consumidor medio.

El “perfect serve” es aquella combinación de elementos que subraya mejor los matices de sabor de una bebida, aumentando el disfrute y la singularidad de la misma. Incluye el tipo de vaso, la cantidad a servir y los acompañantes, así como el orden y ritual a seguir. Algunas coctelerías respetan el “perfect serve” de cada marca que sirven, aunque lo habitual sea estandarizar la manera de servir un cóctel independientemente de la marca de la que se trate.

Vamos a ver los “perfect serve” de 3 marcas de ginebra muy distintas entre sí:

BEEFEATER 24

En el último encuentro del grupo de gastrobloggers madrileños Tapas and Blogs (el VIII, como Enrique), que se organizó en colaboración con Pernod Ricard, tuve la oportunidad de aprender el “perfect serve” de la ginebra Beefeater 24.
El coctelero designado por la marca nos explicó el proceso para servir su GinTonic. Enfrió la copa con una máquina nueva muy espectacular que usa nitrógeno líquido pero, a efectos prácticos, se puede meter un par de horas antes las copas en el congelador o, si es algo improvisado, introducir 4 o 5 cubitos de hielo y hacerlos girar hasta que la copa se empañe.
Una vez tenemos la copa de balón fría, se ponen unas hojas de perejil rizado a las que previamente habremos “asustado” (golpeándolas con las dos manos como si aplaudieras) ya que ayudan a potenciar el sabor del te verde y del te Sencha que tiene esta ginebra en su destilación. Después se vierten 5 ml de Beefeater 24 (si no usas medidor, cuenta 1001, 1002, 1003, 1004, 1005) y se rellena con hielos al gusto.
El siguente componente que va a potenciar el sábor cítrico es el pomelo (menos ácido que el limón y menos dulce que la naranja). Se corta un pedazo de piel, se estruja un poco y se golpea el interior de la copa para aromatizarla, después se introduce una rodaja del pomelo en el cóctel.
Finalmente se vierte la tónica con el máximo gas posible, esto se puede hacer de dos formas: si sois un friki de los cacharritos de coctelería tendréis una cuchara rizada, así que podréis hacer resbalar la tónica por ella para que no pierda el gas, si no lo sois, echad lentamente la tónica apoyando la boca en el borde de la copa y sobre un único hielo. Un par de vueltas con la cuchara y ya está listo.

TANQUERAY

En la “Tanqueray Private Cocktail Experience”, una gran iniciativa de Diageo que tuve la suerte de poder celebrar en mi casa, un embajador de la marca me explicó, entre otros cócteles, el “perfect serve” de Tanqueray.
En la copa de balón fría, se introducen 5-6 hielos y se aromatiza con una piel de lima. Se vierten 5 ml de ginebra y la tónica. Después se pasa un cuarto de la lima por el borde de la copa, se exprime un poco sobre los hielos y se deja dentro.
Mucha gente no sabe que, dependiendo de cómo eches la tónica, el cóctel va a saber más o menos amargo. Para los que os gusta más dulce, lo ideal es quitarle al máximo las burbujas a la tónica, bien echándola sobre los hielos de forma que rompan o bien pinchando la chapa de la botella con un cuchillo y dejando que salga como un aspersor. Otra manera de suavizar el sabor amargo es echarle limón, ya que hace reacción con el anhídrido carbónico y la deja sin burbujas. Por el contrario, si preferís reforzar el sabor amargo, es mejor veter la tónica lentamente, apoyando la boca en el borde, y sobre un único hielo. Los más fans del sabor amargo pueden incorporar además 2 gotas de angostura.

HENDRICK’S

La Hendrick’s se considera una ginebra muy diferente al resto, debido al toque de pepino y pétalo de rosa que tiene. Ellos mismos se anuncian, con ironía, como la ginebra que gusta a uno de cada mil bebedores de ginebra.
Por ello, el “perfect serve” del Gin Tonic de Hendrick’s es en vaso bajo y ancho e incorpora una rodaja de pepino y un pétalo de rosa al final, cuando ya se ha servido la ginebra y la tónica sobre los hielos.