Cuando algo no te gusta, lo mejor que puedes hacer es cambiarlo. Y eso es lo que ha hecho Diego González con la Piña Colada para la final del Bacardí Legacy: atreverse a tocar un clásico muy maltratado y crear una versión más actual y menos playera. The Colada and The Bat (should be back) respeta los ingredientes originales (ron, piña y coco) pero con un twist que le aporta un carácter más fresco y contemporáneo. Puede probarse en Tatel o en alguno de los muchos guest bartending que le están llevando estos meses por toda España.

La inspiración

En su búsqueda de un cóctel representativo para la marca, Diego decide rendir homenaje a Puerto Rico, la segunda casa de la familia Bacardí. Elige para ello la Piña Colada, su bebida nacional, creada alrededor de 1954 por Ramón “Monchito” Marrero. Además, se inspira en la historia de “El Coco”, una palma de coco que duró 98 años fuera de la destilería de Santiago de Cuba y que murió poco después de que la familia Bacardí fue obligada a salir de Cuba.

Diego nos cuenta que la Piña Colada es un cóctel que nunca le ha gustado, ni beberlo ni elaborarlo, con lo que era perfecto como reto. «Cuando pensaba en el cóctel tenía claros algunos puntos: Tenía que ser fresco, estar bien equilibrado y tener un carácter único». ¿Cómo darle la vuelta al cóctel para adaptarlo a otros paladares pero respetando su esencia?

La clave fue la elección del vinagre de manzana como ingrediente estrella, buscando equilibrar el dulzor de la receta original con la acidez de este producto.

“Tenia claro que debía hacer uso de algún ingrediente que sobresaliese de los comúnmente utilizados. Y el vinagre fue un elemento que me atrajo enormemente para este cocktail. En el bar elaboramos distintos shrubs y desde un primer momento sabía que iba a funcionar. Solo necesitaba encajarlo correctamente. Tras probar con los distintos vinagres como uva tinta, blanca o de arroz, el de manzana era realmente el que establecía una fuerte relación con el resto de elementos. Finalmente, conseguí el equilibrio entre la mermelada, el azúcar de coco y el vinagre. Y a partir de ahí, ya fue mas fácil adaptar el resto de ingredientes.”

El nombre

The Colada and The Bat (should be back)

Lo primero que llama la atención es el nombre del cóctel, que casi parece el de una película de acción de serie B. Diego nos explica que «The Bat (icono y amuleto de la marca durante generaciones) hace referencia a lo que el Sr. Víctor R Arellano de Schueg, miembro de la quinta generación de la familia Bacardí, dijo una vez refiriéndose a Cuba: “El día el murciélago vuelva a casa, nosotros lo haremos también”». The Colada refuerza su voluntad de convertirse en un clásico, la colada de todas las coladas.

La receta

The Colada and The Bat (should be back)

 

Ingredientes:

55ml Bacardi Carta Blanca
15ml Vinagre de Manzana
2 Barspoon Mermelada de Piña
3 Barspoon Azúcar de coco en polvo
1-2 Gajo de lima
20ml Zumo de piña

 

Preparación:

Rociar con un spray con agua el contorno de copa y realizar una costra alrededor del vaso con coco azucarado. Lo que viene a ser un “crusta”.

Preparar un shrub introduciendo en la coctelera el coco azucarado junto a la mermelada y añadir el vinagre de manzana. Trabajar hasta que los ingredientes ensamblen correctamente. Exprimir el gajo de lima dentro y descartar. Añadir el zumo de piña y Bacardí Carta Blanca y agitar con fuerza. Servir en copa usando un doble colado.

Servir sin hielo en una copa goblet o coupette.

 

Para bartenders profesionales o homebartenders muy motivados, la mermelada de piña se puede hacer casera.

 

Ingredientes para 400 g:

500 g piña pelada y cortada en trozos pequeños
50 ml de agua
250 g de azúcar

En una cacerola poner la piña en trozos, el azúcar y el agua y hervir durante 15 minutos. Dejar enfriar.
Colocar la mermelada de nuevo al calor y cocinar a fuego lento otros 15 minutos, revolviendo constantemente. Mezclar en una licuadora.
Volver a ponerlo en la sartén al fuego y dejar durante 5 minutos, removiendo bien todo el tiempo para evitar que se queme y se pegue a la sartén. Dejar enfriar y rellenar frascos previamente esterilizados.
Si vas a usar la mermelada pronto, poner las latas en la nevera. Si no, hervir los frascos cerrados durante 30 minutos.

Fotos cedidas para el artículo por Diego González.