Ron Zacapa presentó en ARCOmadrid 2019 un proyecto de colaboración con el chef Andoni Aduriz y el equipo de I+D de Mugaritz -noveno mejor restaurante del mundo según la lista The World’s 50 Best Restaurants- bajo el paraguas de “The Art of Slow”.

Se trata de un ritual de consumo que podrá experimentarse en el restaurante durante la temporada 2019. Este ritual rememora el raspado de las barricas tras quemarlas, pero en vez de hacerlo sobre la madera, lo hace sobre vainillas, cuyo aroma se encuentra en los rones tras años en dichas botas y cuya planta, la orquídea, crece en Guatemala.

Lorena-Vasquez-zacapa

Lorena Vásquez, maestra ronera de ron Zacapa

Aprovechando la presencia en ARCOmadrid 2019 de Lorena Vásquez, maestra ronera de la marca y una de las pocas mujeres en la industria, le hicimos algunas preguntas sobre el rol de la mujer en el mundo de los destilados.

– Ahora que se acerca el 8M, eres una de las pocas mujeres con el puesto de maestra ronera que existen, y además en un producto tan relevante a nivel internacional. ¿Cómo fue tu trayectoria para lograr este puesto? ¿Qué dificultades encontraste?

Al inicio sí fue difícil, en una planta como una destilería el trabajo es duro y todos eran chicos, me tocó romper varios esquemas; en el área de las mezclas de rones tuve que trabajar con señores que tenían muchos años en el oficio y en esa época era joven y mujer. Hay que ser persistente, tener el conocimiento y tener la humildad para aprender de todos.

– ¿Crees que ser mujer aporta alguna cosa diferente al producto final o a la manera de enfocar tu trabajo?

Creo que las mujeres somos más pacientes y tenemos una sensibilidad más marcada, esto nos permite enfocarnos mucho más en los detalles. En Ron Zacapa los detalles hacen la diferencia.

– Debe ser muy satisfactorio dar trabajo a mujeres indígenas y poder compartir la riqueza de un producto nacional. ¿Cómo surgió la idea de emplear a estas mujeres?

Sí, es muy satisfactorio, estas mujeres viven en comunidades lejanas y sin oportunidades de trabajo pero con una gran tradición de poder tejer; los anillos de Ron Zacapa son tejidos a mano uno a uno. Fue un encuentro mutuo, estábamos buscando artesanos que lo pudieran realizar y llegamos a una cooperativa de mujeres viudas y después a unas comunidades que estaban pasando por una situación muy difícil por la sequía y sin oportunidades de trabajo.

–  Ahora que muchas marcas ponen en valor el “tropical aging”, es decir, el envejecimiento es más rápido que se produce en países con un clima caluroso, vosotros vais a la contra: ponéis en valor el envejecimiento lento. ¿Qué opinas? ¿Qué ventajas e inconvenientes tiene? 

Yo respeto lo que otros productores hacen con sus procesos productivos; pero sí te puedo demostrar científicamente que las características son diferentes. Un mismo destilado añejado en el calor o en un clima frío, tiene al final características sensoriales diferentes. Esto tiene una base físico química, por el mismo proceso de extracción del ron con las maderas, que se ralentiza al bajar la temperatura; lo mismo ocurre con las reacciones químicas que se dan durante el añejamiento.

– ¿Cuál es el destilado más bebido en Guatemala? Normalmente en países productores de ron no suele serlo. ¿Cómo se consume?

En Guatemala se consume bastante aguardiente, que es la bebida popular, pero que tiene una gran diferencia con otros países productores, ya que en Guatemala todo el aguardiente debe de ser añejado por regulación. El otro destilado que más se consume son los rones añejados.

– ¿Qué cambios en el consumo de ron a nivel internacional estás detectando?

El segmento de mercado que más crece en el mundo del ron es el prémium, el consumidor cada vez es más educado y busca productos reales y diferenciados. Se prefiere consumir menos pero de una mejor calidad. En este segmento Ron Zacapa tiene un rol muy importante.